Mi experiencia con Acupuntura – Medicina China

el

 

Acupuntura FIMIT sanar el dolor.jpg

Hace ya varios años (2015) que vengo experimentando hinchazon abdominal, problemas para ir al baño, falta de apetito y otros. Hice varios tratamientos, incluyendo la limpieza colónica pero seguí igual luego de unos meses.

En Marzo de este año, luego de ir mucho tiempo a una médica, me diagnosticó Candidas. Para quienes no saben, es un hongo absolutamente normal que está en nuestros intestinos pero que a veces, crece de más por encontrarse en un ambiente propenso: exceso de azúcares, hidratos y otros. Esto genera algunos inconvenientes y síntomas al estilo de los que yo tenía.

Un día, mientras volvía de la consulta con la nutricionista que me daba una dieta muy estricta (Muy, de verdad) se me dió por escribirle a Marcelo (representante del centro de Medicinas Chinas FIMIT). Habíamos trabajado juntos hace unos años y pensé que no perdía nada en consultarle, apenas le dije el resultado de mis estudios de “cándidas” me dijo que le parecía raro y que me fuera a verlo.

Ahí llegué yo con todos mis estudios en mano y en esa primera sesión me dijo que no tenía cándidas y me recomendó dejar las pastillas que estaba tomando y la dieta. Empezamos con el tratamiento de acupuntura y ventosas ese mismo día. (aquí se podrían agregar links donde se describa cada terapia).

La primera vez que sentí las agujas ingresando en mi piel empecé a sentir un dolor que no tiene que ver con lo físico (las agujas son mínimas y es menos que un pinchazo para sacar sangre). Tampoco era impresión, por más que soy bastante cagona, estaba totalmente entregada y confiada a Marcelo y su conocimiento.

Era un dolor interno, de cosas que se empiezan a mover, acumuladas allí por años. Me costó disfrutar el proceso porque a quien le enseñaron a disfrutar y trascender el dolor? Sin embargo, poco a poco lo fui haciendo y eso me permitió liberar tensión. No voy a negar que lloré, en casi todas las sesiones, repito que no del dolor físico ya que la terapia no es dolorosa, sino del dolor interno que tenía acumulado, angustia. Todos estos dolores se transformaron en imágenes que empecé a trabajar conmigo misma y con mi terapeuta.

Mi panza, que antes era un problema y me enojaba tanto, se convirtió en mi maestra. Empezó a enseñarme, de a poco, los dolores guardados, las lágrimas no lloradas, a mostrarme que soy otra cosa que ese dolor y miedo. Que tengo un costado creativo hermoso y mucho por hacer y descubrir aún en mi vida.

El dolor/el miedo al final, cuando no lo queremos sentir y esquivamos, se acumula y luego aparece transformado en enfermedades y molestias corporales. Nos viene a mostrar que cuestiones tenemos que soltar, que nos enferman, literal.

3 meses y medio después, estoy comiendo de todo, natural y sano porque es mi forma de ser y de mimarme. También hago deporte y me siento muy bien. Mi rendimiento en mis actividades físicas mejoró muchísimo y sobre todo recuperé mi panza. Por supuesto que no es solo ir a terapia y hecharse en el sillón al volver, es acompañarla, escuchandonos, haciendo procesos y liberando tensiones que no nos dejan ser.

Hoy sigo en proceso, requiere de mi plena atención, pero aprendí a descubrir que patrones mentales me enferman para soltarlos a tiempo de que me enfermen. Al final se trata de conocernos un poco más a nosotros mismos para no hacer aquellas cosas que nos van desgastando silenciosamente, que se van acumulando, hasta que estallamos.

Gracias por estos hermosos meses, a Marcelo, Silvia y Andrea. Por ser tan amorosos y acompañarme de distintas maneras en este proceso tan personal y único.

A quienes tengan dudas, les de miedo, les recomiendo que por lo menos vayan a una primer sesión, que conozcan las personas detrás de FIMIT. Que no les de miedo ni impresión la palabra agujas. Porque al final sino atravesamos nuestro propio dolor no vamos a poder estar plenos y dispuestos a disfrutar todo lo que la vida nos ofrece en plenitud.

Es muy simple: el cuerpo habla, los puntos que nos duelen o molestan están reflejando aquello que está ocurriendo internamente. Demosle una oportunidad a estas terapias para sanar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s