Acomodarse en una nueva ciudad

el

 

Llegar a vivir en Buenos Aires

Bueno, llegué a Buenos Aires hace una semana exacta y siento que estoy acá hace un mes. Cada día pasan tantas cosas que no se puede creer que hayan sido 7 días.

Llegué a la casa de mi pareja el martes pasado a la noche y apenas llegar me largué a llorar. Venía desde Córdoba muy tranquila, con mucha paz creyendo que esta era la decisión correcta. Venir acá a compartir con amor unos meses hasta que el se fuera en barco.

Cuestión es que llegué y me di cuenta de todas las cosas que había notado sobre su casa, como un cachetazo que te hace acordar todo lo que no te gusta. Y claro, vengo de vivir en una casa, que estaba como cuidadora, donde tenía más de 5 ambientes para elegir a donde estar y no estoy exagerando. Living, comedor, escritorio, cocina, habitación y patio (con pileta y quincho) era como vivir en un paraíso de la comodidad. Todo ordenado, aunque había pocas cosas realmente mías, estaba todo en orden y armonía. Entraba y salía a gusto, sin tener que pensar en si hacía ruido, si cocinar para dos, que le pasará al otro por la cabeza/corazón y etcétera.

Después de vivir ahí casi un año, quedó en alquiler y me fui de mis viejos una semana. Ahí nos la pasamos juntos, haciendo cosas, cocinando, comiendo, charlando, festejando, compartiendo con mi sobri y mis amigas. Estaba muy contenida y cómoda.

Venir acá fue como un baldazo de agua fría, somos dos en un mono-ambiente que es bastante grande y cómodo sinceramente, pero sin divisiones. Esto significa que todos los ruidos son compartidos. Y lo más grave, para mi, es el tema del orden. Mi pareja es todo menos ordenado y cuidadoso con la limpieza.

Lo que me enamoró de el desde siempre fue su visión del tiempo, hay que aprovechar cada segundo. Es una gran enseñanza ya que yo me estaba acomodando mucho a pasar muchas horas sin hacer nada, sobre todo los días que no trabajo. Iba al gimnasio, pasaba por la verdulería, acomodaba mis cosas y me ponía a hacer lo que quería: tejer, pintar, estudiar algo, cocinarme tranquilamente, dormir una siesta y volver a salir a alguna otra actividad.

De repente somos dos acomodándonos al otro y de estar tan pendientes en eso por ahí uno se olvida de disfrutar. Igual tenemos días y momentos, creo que la palabra momentos es lo más importante ya que durante el día puede haber muchos momentos :P.

Yo estoy hace un tiempo, considerando un plazo de 1 o dos años muuuuy sensible. Creo que todo empezó cuando viaje sola a Europa el año pasado y mis planes fueron muy frustrados y la pasé mal por una experiencia con un posible amor que nunca fue nada. Termino siendo un egoísta que nunca fue capaz de decirme que no quería continuar con los planes en conjunto y en vez de eso desapareció y se tomo mucho tiempo para pensar.

Mi sensibilidad comenzó ahí a agrandarse cada vez más. Terminé el viaje en Bali donde pensé me iba a quedar de por vida, un poco más después de un mes me estaba yendo. No me encontré y eso me trajo mucha frustración y sensibilidad porque no entendí el momento en el que tenía que irme y admitir que en ese lugar no estaba cómoda.

El año pasado, desde que volví de Bali, fue un año tranquilo, pausado, lleno de emociones, donde me costó mucho encontrar una rutina y cosas para hacer.

De repente, estoy acá en Buenos Aires generando otro movimiento donde se arriesgan cosas y tengo que volver a poner un montón de energías en hacer actividades y ver que siento y que quiero hacer.

El sábado pasado me hice unos registros akashicos y me ayudaron a aclarar mi situación y sensaciones. Si bien quiero estar con mi pareja y construir algo juntos me di cuenta que esta ciudad tiene muchas cosas para mi y que soy más fuerte de lo que creo. Que quiero aprovechar a hacer cosas que nunca hice. Siento que es momento a que partes de mi afloren, que estoy en el lugar correcto y con la persona adecuada para aprender y florecer.

La semana que viene voy a empezar dos talleres de escritura, volley si me animo, estoy haciendo yoga y mañana empiezo a trabajar en un co-working, para salir de acá y estar rodeada de otras personas.

Espero poder llevar todas estas actividades en paz y que al hacer más cosas me de ganas de seguirme moviendo y descubriendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s